Zoco de Astronomía: Misterios de la Ciencia

Es irónico. Cada vez contamos con más conocimientos de cómo funciona el mundo. El método científico, quizá una de las invenciones más grandes que tiene la Humanidad, ha desbancado nuestras supersticiones ancestrales. Sin embargo, hoy día estos supuestos “misterios” se siguen tratando por charlatanes que intentan aprovecharse de la buena fe de los crédulos. Farándulas con temas esotéricos abundan en nuestra sociedad, muchas de ellas apoyados por pseudociencias, que recogen una y otra vez los despropósitos vertidos por timadores de toda índole, desde supuestos videntes a homeópatas convencidos, pasando por el sinsentido de los “horroróscopos” y por los grabadores de psicofonías dentro de universidades públicas.

Todos los seres humanos necesitamos “creer” en algo. La opción más fácil es caer en la superstición. Pero la mente humana es curiosa por naturaleza, el raciocinio nos puede llevar mucho más lejos que la superstición. La educación aquí es muy importante, al igual que el desarrollo del pensamiento escéptico. Asignaturas como Filosofía, Matemáticas e Historia de la Ciencia son cada vez más necesarias a todos los niveles para fomentar el método científico en la sociedad. Las personas (no necesariamente científicas) que seguimos el método de la Ciencia “creemos” en aquello que está probado de forma independiente con diversos experimentos. La Teoría de la Evolución de las Especies no es una “hipótesis” (nótese que en Ciencia “Teoría” es equivalente a “Ley” y no a “hipótesis”), es un hecho contrastado por millones de experimentos.

Aún así, en los últimos meses hemos visto a importantes figuras de la comunicación en prensa, radio y televisión realizar comentarios pseudocientíficos, defendiendo desde el timo de la homeopatía a los movimientos anti-vacunas. Pero en Ciencia no vale eso de que “todo es opinable” por el tertuliano de turno. Se puede opinar que la Tierra es plana o que es el Sol el que gira alrededor de ella. Eso no quita que dichas opiniones tengan la misma validez que la realidad, dado que ya sabemos con total seguridad que ambas son falsas. Lo mismo ocurre en muchos otros temas científicos.

Los ciudadanos del siglo XXI nos enfrentamos a grandes retos que sólo la Ciencia puede resolver. La enorme falta del conocimiento científico que ciudadanos y gobernantes poseen no es una tendencia en España, es un problema internacional. Lo que está pasando en Estados Unidos, con un presidente que no sólo ataca de forma abierta a los científicos sino que se jacta al afirmar que el serio cambio climático de la Tierra es “un cuento chino”, es el ejemplo más evidente. Científicas y científicos, siempre con argumentos pero además añadiendo empatía y cercanía a nuestros vecinos, debemos plantar cara y luchar por erradicar de nuestra sociedad la oscuridad proporcionada por creencias que hemos demostrado incorrectas, y ayudar día a día a construir un mundo mejor para nuestros hijos, que es lo que se consigue cuando se aplica el conocimiento científico a la vida cotidiana (el último siglo tiene miles de ejemplos de ello). El inigualable Carl Sagan lo describió perfectamente en su libro de obligada lectura “El mundo y sus demonios”.

La Vía Láctea sobre el Observatorio del Roque de Los Muchachos (La Palma) en agosto de 2016. Crédito: Ángel R. López-Sánchez (AAO/MQU).
La Vía Láctea sobre el Observatorio del Roque de Los Muchachos (La Palma) en agosto de 2016. Crédito: Ángel R. López-Sánchez (AAO/MQU).

¿Qué “misterios” vale la pena explorar? El misterio de la aparición de la vida en la Tierra, los detalles de cómo funcionan las células de nuestro cuerpo, cómo se creó todo lo que nos rodea, qué son la materia oscura y la energía oscura, dónde nacen las estrellas y los planetas, cómo terminará el Universo, cuáles son los componentes básicos de la materia, cómo viajar por la Galaxia, conocer si nuestro Cosmos es único o sólo uno más en un infinito Multiverso, o saber si existe vida, inteligente o no, entre las estrellas. Aquí sólo la Ciencia, la unión de datos experimentales recopilados por grupos independientes de investigadores internacionales con modelos matemáticos y físicos de la realidad, puede dar las respuestas.

No obstante, en mi opinión, el misterio más grande de la Ciencia es que estamos aquí, somos producto de la evolución del Cosmos y somos capaces de preguntarnos sobre nuestra existencia y orígenes. Si las nubes lo permiten, sal al campo esta noche y observa el cielo. Los puntos de luz que observas vienen de gigantescos soles a cientos de años luz o más de distancia. Tus átomos se crearon allá arriba hace eones. La evolución de la Tierra ha hecho, tras incontables generaciones, que esa materia cree algo tan complejo y único como tú. Este pensamiento es infinitamente más real y profundo que el que proporcione cualquier supuesto misterio pseudocientífico que un charlatán intente venderte.

Zoco de Astronomía: Misterios de la Ciencia

Ecologistas en (mala) acción

Hace pocas semanas, mi vecino y amigo JM Mulet presentó su último libro, Transgénicos sin miedo (del cual ya les adelanto que es tan bueno como parece) y lógicamente se han multiplicado sus apariciones públicas y sus entrevistas en diversos medios. Y, con ellas, alguna de las polémicas que siempre le rodean, que sabrán que JM no tiene pelos en la lengua.

Una de ellas es su enfrentamiento con las actitudes disparatadas, irracionales y a veces hasta Continúa leyendo Ecologistas en (mala) acción

Pseudoterapias en la Universidad del País Vasco con cargo al Fondo Social

La Universidad del País Vasco (UPV-EHU) está subvencionando el coste de tratamientos con “medicinas alternativas” para su personal laboral.
La Universidad del País Vasco (UPV-EHU) está subvencionando el coste de tratamientos con “medicinas alternativas” para su personal laboral.

Me acabo de enterar por la prensa que la Universidad del País Vasco/ Euskal Herriko Unibertsitatea, donde soy profesor en la Facultad de Ciencia y Tecnología, financia tratamientos pseudomédicos (homeopatía, acupuntura) a través del Fondo Social, como he podido comprobar en la convocatoria. Lo primero agradecer al Confidencial por estar atento a esta clase de prácticas.

Lo siguiente es denunciar que un organismo como mi universidad, cuyos fines son  la investigación y la trasmisión del conocimiento, pueda dar credibilidad a estas terapias inútiles, gastando un dinero que de otra manera podría ser útil (por ejemplo, en nuestro Departamento llevamos con goteras casi dos años).

Creo que no está en debate si estas pseudomedicinas funcionan o no, aunque podemos hablar largo y tendido del efecto placebo, tema ya tratado en NAUKAS, y suficientemente explicado por la propia profesión médica. Uno puede creer que el agua de Lourdes, las agujas o rezar le suponga un alivio a sus males, pero son solo eso, creencias sin ninguna evidencia.

En contra de los que muchos aun creen la medicina, como la ciencia, es la misma en Europa, en Japón, Senegal, India o Perú. Y los hospitales usan básicamente las mismas terapias, las mismas medicinas para los mismos tratamientos, es decir, en las Facultades de medicina de China no se estudia “medicina china” sino Medicina “a secas”. En el tercer mundo solo las personas que por ignorancia, cuestiones económicas y culturales no tienen acceso a esta medicina “de verdad” van a curanderos, sanadores y brujos. Sin embargo aquí, en el “primer mundo” a menudo se observa el fenómeno contrario, y son las personas con nivel adquisitivo alto, a veces las de mayor nivel educativo, las que demandan ese tipo de terapias alternativas (me niego a llamarlas medicinas).

Es más, incluso piden que el sistema público de salud financien estas pseudomedicinas cuando acuden a la medicina privada, ya que no se ofertan en los tratamientos médicos en los centros de salud. ¿Se imaginan ustedes junto a Oftalmología, Radiología, Microbiología, Nefrología, Traumatología, Psiquiatría…  los carteles de Homeopatía, Acupuntura, Brujería Reiki? De momento parece que nuestros dirigentes no se han plegado a este tipo de peticiones o exigencias, aunque en mi universidad si que las financian si vas “por la privada”. La cuestión principal es que no se puede contribuir a dar credibilidad a estas pseudomedicinas, y hay que combatirlas.

El problema en que todo el mundo tiene una opinión, y a veces una Universidad, un medio de comunicación, o una persona pública puede hacer mucho daño al dar verosimilitud a cosas que no tienen fundamento (caso de Cárdenas diciendo que las vacunas causan autismo, o de Mercedes Milá con su enzima prodigiosa). Opinión como decía antes tenemos todos, pero no todos tenemos criterio para hablar de algo de lo que no somos expertos. En este caso el criterio médico es el que importa, y por fortuna recientemente el Colegio de Médicos de Madrid, como muchos otros, ha excluido por su falta de evidencia científica a la homeopatía y la acupuntura de la lista oficial de especialidades médicas; también han desaparecido de la universidad cursos y másteres en terapias “alternativas”.

Aun así hay médicos sin escrúpulos que han visto el filón económico que supone la práctica de este tipo de tratamientos, y es que nunca faltarán personas crédulas altamente sugestionables. En definitiva, no podemos apoyar ni financiar desde organismos públicos, ni desde la universidad en particular, terapias placebo como la homeopatía y la acupuntura.

Pseudoterapias en la Universidad del País Vasco con cargo al Fondo Social

Los peligros (o no) de la protección solar

Esta semana me habéis etiquetado en publicaciones y vídeos que circulan por las redes sociales que dicen que “ponerse demasiada protección solar es malo porque afecta a la vitamina D”. Esto es una barbaridad. En este vídeo os explico por qué.

¡Usad siempre protección solar!

Los peligros (o no) de la protección solar

Un acelerador de juguete

¡Enhorabuena! Ya no hacer falta ser Tony Stark para construir tu propio acelerador de partículas en el salón de casa. Incluso tus hijos podrán disfrutar de las maravillas de la física de partículas.

20170509_155519
Detector de LEGO | Imagen Héctor García

Hace un par de años, un estudiante de doctorado del experimento ATLAS, desarrolló un modelo del LHC hecho con piezas de LEGO. Aunque para que el modelo se convirtiese en un diseño oficial de la marca, se necesitaban 10000 firmas. Como era de esperar, tal cifra se alcanzó sin muchos problemas y el diseño se encuentra, ahora mismo, pendiente de aprobación final. Continúa leyendo Un acelerador de juguete