Aceite de palma… muy ecológico

Los miedos alimentarios van por modas. Todavía no nos hemos recuperado de los dos meses en los que todos se preocupaban por la panga y pidieron la prohibición en los comedores escolares, cuando ha aparecido un nuevo apocalipsis alimentario: El aceite de palma. A diferencia de otros miedos el rechazo al aceite de palma tiene bastante lógica. El aceite de palma se utiliza de forma masiva por la industria alimentaria por diferentes motivos. El primero es que es muy barato de obtener. Se produce en zonas tropicales de África, Indonesia o América, donde los costos de producción son muy bajos. Otra cuestión es que es una grasa saturada y el punto de fusión es cercano a la temperatura corporal, esto implica que se fundirá en la boca, por lo que sirve para producir esta textura tan apreciada en chocolates y dulces de notar como se deshace mientras te lo comes. Barato y útil, una combinación mágica. Pero claro, no todo es tan bonito como nos gustaría que fuera. El problema del aceite de palma es que es una grasa saturada, por lo que nutritivamente no es aconsejable. Los nutricionistas llevan tiempo denunciando este hecho. Y luego está todo el problema social. Para cultivar palma están talando selvas de alto valor ecológico, y las condiciones laborales de los trabajadores en los países productores son muy malas, lo que explica su bajo precio final. Por lo tanto, a diferencia de otras muchas alertas, el rechazo al aceite de palma podría estar justificado por varios motivos. También se ha señalado que pueda ser cancerígeno, pero esto lo pondría en cuarentena. Es cierto que algunos productos que arrastra en su refinado pueden ser cancerígenos y que un estudio reciente ha visto que puede influir en el crecimiento de metastasis, pero más allá de su influencia en la obesidad y que la obesidad es un factor de riesgo en determinados cánceres, los datos sobre la relación entre aceite de palma y cáncer son demasiado preliminares como para hacer afirmaciones contundentes.

aceite-de-palma
El aceite de la discordia

En este contexto llama la atención la noticia de que la cadena de supermercadosecológicos Supersano, propiedad del exdirector del canal9 en la época del gran derroche Jesús Sánchez Carrascosa, anuncie que va a retirar de sus lineales todos los productos que lleven aceite de palma. Esta afirmación más que tranquilizar preocupa. A ver a ver. Estamos diciendo que el aceite de palma no es recomendable en una dieta, que su cultivo se hace a expensas de suelos tropicales de gran valor ecológico y que su cultivo puede fomentar la desigualdad… y a pesar de todo eso ¿se vende como ecológico? Bueno, ya me he hartado de decir en este blog y en libros como “Comer sin miedo” que a pesar que la producción ecológica se publicite como mejor para la salud, respetuosa con el medio ambiente y más social, nada de esto es cierto. La agricultura ecológica (o agroecología) solo se preocupa que no utilices nada artificial en el proceso de producción, todo lo demás es publicidad engañosa.

Me he dedicado a hacer una investigación de campo para ver si un producto tan contrario a los valores que presuntamente defiende la producción ecológica es frecuente en productos ecológicos. En los últimos meses las dos principales cadenas alemanas de alimentación presentes en España, han lanzado una agresiva campaña de promoción de los productos ecológicos. Tiene su lógica. España es el principal productor ecológico y Alemania el principal consumidor, que las empresas alemanas nos vendan productos ecológicos es una forma de equilibrar el balance comercial. El pequeño detalle es que muchas veces el producto va de Almería o del Congo a Dusseldorf y luego de Düsseldorf a Burjassot (localidad donde tomé las fotos), emitiendo alegremente CO2 en su transporte, pero todo ecológico. ¿Utilizan aceite de palma estos productos? Vamos a verlo.

IMG_20170330_233253

Primer producto que veo y primera diana. En el Yogur natural con mezcla de cereales aparece la manteca de palma (al final después de la miel). El yogur con frutas en cambio no lleva, pero me llama la atención la interminable lista de ingredientes. Me acuerdo de cuando los gurús de la alimentación ecológica o anti industria alimentaria como Michael Pollan dicen aquello de no consuma nada con una lista de ingredientes larga. Seguimos buscando.

IMG_20170330_233520

Las galletas son un valor seguro. Grasa vegetal de palma (ecológica) en ambas dos. Me llaman la atención las galletas Maria Bio por la acumulación de medallas. Tenemos la marca del fabircante (Gullón), el sello de producción ecológica, la certificación del consejo de Castilla y León e incluso el logo de “Tierra de Sabor” utilizado para los productos de Castilla y León…. pero con azúcar moreno de caña integral y grasa vegetal de palma.¿Dónde crecen la caña de azúcar? ¿en Tordesillas? y las palmas aceiteras que son ¿de Zamora de toda la vida? Por muy grande que pongan estos logos, ni son productos autóctonos ni los más recomendables para una dieta equilibrada.IMG_20170330_234330

Paté vegetariano ¿no es una contradicción? con su grasa de palma. Y tenemos más, galletas de chocolate también con su grasa vegetal de palma, por cierto…. al lado del sello de producción ecológica hay un interesante mensaje (abajo a la derecha). A ver que pone.

20170330_190259

Mira que bien. Van los alemanes a enseñarles a los africanitos como cultivar el cacao y como pueden cuidar las personas o al medio ambiente. Se ve que son tontos. Por cierto, no me imagino que fueran un grupo de africanos a decirle a los alemanes que no tienen que talar un bosque primario para sembrar maíz ecológico o para instalar una fábrica de BMW, algo que han venido haciendo alegremente desde la revolución industrial. ¿Cuantas hectáreas de bosque y cuantas especies se han extinguido en los últimos dos siglos en Europa? No parece que estemos para dar lecciones a nadie. Este tipo de mensajes me parece que representan el más rancio neocolonialismo. Y una curiosidad. Esta empresa solo enseña a los agricultores a cultivar cacao. Con la palma que contienen estas galletas hay barra libre. Pueden deforestar y talar, que el logo solo es para el cacao. Y ya por último, un epic-combo.20170330_191634

Uno de los problemas del consumo de alimentos procesados es el abuso de se hace del azúcar, algo que es directamente responsable de la epidemia de obesidad que padecen los países desarrollados. Si repasáis las etiquetas veréis que se pone azúcar con alegría, ya sea etiquetado como tal o como jarabe de caña, sirope de ágave, almidón etc. Este producto me encanta, además de aceite de palma, lleva azúcar de dos maneras distintas, como jarabe de glucosa y como almidón, pero eso sí, todo ecológico.

Por lo tanto, producto ecológico solo quiere decir: Fabricado de acuerdo al reglamento de producción ecológica. Nada más. Y ese reglamento solo te dice que lo que pongas sea natural (incluyendo la homeopatía). Por lo tanto algo ecológico no es ni más sano, ni más sostenible ni más responsable. Solo más caro.

Aceite de palma… muy ecológico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s