magufada

El collar cuántico, una estafa del “Diario de Avisos” a sus lectores

Nunca me han gustado las campañas de marketing que utilizan regalos gancho (que a menudo poco o nada tienen que ver con el producto original) para fidelizar a los clientes. Por ejemplo, puedo asegurar que nunca me cambiaré de banco por conseguir una sartén ni compraré más en un supermercado para que me den a cambio una camiseta. Si los expertos dicen que funciona, será cierto, pero me ponen de los nervios porque pienso que un banco debería ofrecer mejores servicios bancarios y un supermercado mejores productos (o más variados, o exclusivos, o…) a mejor precio.

El colmo de los colmos es cuando el producto en cuestión es un timo o un producto milagro y además cutre. No sé por qué razón, varios periódicos han utilizado recientemente productos milagro en este tipo de campañas. Hace no mucho les tocó a las pulseritas-timo del equilibrio tipo Power Balance. Quizás porque son pequeñas y baratas, y por ello fáciles de regalar y además estaban de moda. Pero me parece totalmente contradictorio que un diario, que debería transmitir fiabilidad y seriedad,ofrezca a sus mejores clientes a cambio de fidelidad artículos que son una estafa. Si además esos artículos son feos y ridículos, pues es como para directamente echar a la calle al responsable de dicha campaña.

Esto es lo que ha ocurrido con el Diario de Avisos, el periódico canario del que un amigo me ha facilitado un ejemplar, con su promoción del Collar o Colgante Cuántico (Quantum Pendant). Y esta es la alucinante página completa de publicidad que  incluía hace unos días:

Te recomiendo que le dediques un ratito porque merece la pena. El texto explicativo superior es una verdadera maravilla, de libro, con todos los ingredientes típicos, palabras y afirmaciones que no son más que un montón de incongruencias. En este caso la retaíla está tan bien (o mejor dicho, tan mal) expuesta, que no puedo dejar de comentarla (entre paréntesis):

“Colgante cuántico formado por más de 70 minerales calificados (en la escala de calificación de O’hke Timo) para aislar radiaciones. Se combinan estructuralmente a nivel molecular (¡eso sí que es combinar, si señor!) y se fusionan a temperaturas extremas (lástima, no es fusión fría) con técnicas de ingeniería (vamos, que por ahí alguien tiene un primo ingeniero, que podría firmar algo si hiciera falta).

La fusión produce una  conversión catalítica de la energía (ya de convertir, que sea catalíticamente, claro) resonancia escalar de larga duración (a mi si me das resonancia escalar, prefiero que no sea corta, que si no me quedo con las ganas) que tiene la capacidad de renovar la estructura molecular (eso está bien, las estructuras moleculares renovadas siempre dan otra imagen).

Se crea un material impregnado de energía perpetua (que bien, a juego con la resonancia escalar de larga duración) que es beneficiosa para el cuerpo y para la función circulatoria sanguínea (si es que la energía perpetua y la sangre siempre se han llevado muy bien).

Alcanza una emisión entre 2500 y 4500 iones negativos (medidos con un medidor de iones negativos también  marca O’hke Timo) que producen energía, penetrando entre 2 y 4 pulgadas (como los hornos microondas, muy bien pensado) en el cuerpo humano, logrando dinamizar también agua y alimentos más rápidamente (eso es muy útil si tienes problemas de dinamización con agua y alimentos, como suele ocurrir los días festivos que son números primos inversos).”

Y lo mejor de todo el anuncio está a la derecha, en cómo nos asegura que esta baratija funciona: Incluye una tarjeta de autenticidad emitida por ellos mismos, que autentifica… ¡que ha sido testado para emitir FIR, energía escalar e iones negativos! ¿Y cómo lo autentifica? ¡Coño, pues cómo va a ser, autentificando, que es lo que suelen hacer las tarjetas de autentificación que autentifican!

Un increíble compendio de chapuza, mentira, engaño e ignorancia, a toda página.  Lo que se dice es tan descacharrante, que todavía mi mente no ha excluido totalmente la posibilidad de que sea un cachondeo. La verdad, es como para no volver a comprar más ese periódico, que se dedica a engañar a sus lectores y tratarlos de imbéciles. Porque, para poner la guinda al pastel, además de recopilar los consabidos cupones hay que pagar casi 25 euros para conseguir cada uno de los modelos disponibles, a cada cual más atractivo: Con cristalitos o sin cristalitos, con cadenita tipo cadena-de-water o cordel hippie. ¡25 euros del ala! ¡Por esa cantidad hoy en día me pillo dos Power Balance!

El collar cuántico, una estafa del Diario de Avisos a sus lectores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s